Usura sobrevenida en las Tarjetas Revolving: Beneficios para los afectados tras la sentencia del TS

Después del varapalo que supuso para los consumidores afectados por las tarjetas revolving la Sentencia del Tribunal Supremo de 15 de febrero de 2023, tal y como explicábamos en este post, que restringía notablemente la posibilidad de éxito de las reclamaciones por usura, la reciente Sentencia del mismo Tribunal de 21 de febrero de este año abre una vía para reclamar numerosas tarjetas que, si bien en el momento en que se suscribe el contrato el tipo de interés no puede considerarse usurario, sí puede considerarse usura sobrevenida en las tarjetas Revolving el posterior que se haya establecido si la entidad financiera lo ha ido modificando al alza.

En nuestro artículo previo explicamos las vías de reclamación de las tarjetas revolving. En este post, vamos a analizar la novedosa y reciente Sentencia, así como los efectos prácticos que puede tener en los numerosas personas atrapadas por las perjudiciales tarjetas revolving, que se ven en la imposibilidad de pagar una deuda casi infinita.

 

Por qué la STS de 15 de febrero de 2023 fue tan perjudicial para los consumidores

Antes de esta Sentencia quedaba a criterio de los diferentes Juzgados y Tribunales qué límite o porcentaje de exceso sobre el interés normal del dinero (según el Tribunal Supremo, los tipos de interés que publica el Banco de España para créditos de estas características correspondientes a la fecha del contrato de tarjeta) podía considerarse “interés notablemente superior” a fin de declarar la nulidad del contrato por usura en base al artículo 1 de la Ley de Represión de la Usura.

Esta Sentencia, sin embargo, introduce dos novedades muy significativas, en perjuicio de los consumidores, en las reclamaciones de las tarjetas revolving:

  • La primera y más relevante, es que, como hemos visto, el Tribunal Supremo ya decía que para hacer la comparativa de qué ha de considerarse como “interés notablemente superior” había que comparar la TAE de la tarjeta revolving con los datos publicados por el Banco de España en sus estadísticas sobre tipos de interés medios aplicados a las operaciones de crédito mediante tarjetas de crédito y revolving en el momento en que se contrata la tarjeta. Pero en esta sentencia dice que para que haya usura, el tipo de interés de la tarjeta revolving tiene que ser superior en seis puntos al tipo medio de mercado.

Por tanto, dicho criterio jurisprudencial, ciertamente arbitrario, vedaba numerosas reclamaciones de tarjetas de crédito con un interés elevadísimo pero que no alcanzara esa cifra de seis puntos (aunque fuera por escasas décimas) en la comparativa.

  • La segunda novedad, se refiere a los tipos de interés con los que ha de hacerse la comparativa en tarjetas revolving anteriores al año 2010. Este pronunciamiento vino motivado por el hecho de que, antes de tal año, el Banco de España no desglosaba como categoría específica en sus estadísticas de tipos de interés las tarjetas de crédito revolving, sino que las incluía en el crédito al consumo.

 

A raíz de esta Sentencia, el Tribunal Supremo establece que, si no hay datos específicos de tipos de interés medios de tarjetas revolving en la fecha de la contratación, no puede hacerse la comparativa con los tipos medios del crédito al consumo, sino con los de la categoría específica de tarjeta revolving más próxima a la fecha de la contratación (esto es, junio de 2010, primera fecha en que se publican dichos datos como categoría separada).

 

¿Por qué es beneficiosa para los consumidores afectados por las tarjetas revolving la Sentencia del TS de 21 de febrero de 2024?

Esta Sentencia, aplicando los criterios anteriores al supuesto que analiza (una tarjeta revolving contratada el 18 de julio de 2006 con una TAE del 17,90%), concluye que el tipo de interés no es usurario, pues lo compara con el tipo medio TEDR de tarjetas de crédito y revolving del año 2019, que estaba en el 19,32% y afirma que, incluso, era más bajo que el interés promedio.

Sin embargo, dicha Sentencia constata que la entidad financiera (en este caso, MBNA, en la actualidad Servicios Prescriptor y Medios de Pago S.A.U.) fue modificando al alza el tipo de interés, de tal forma que en el año 2018 era del 29,95% CER.

Respecto a dichas modificaciones del tipo de interés, el Tribunal Supremo considera que, a efectos de la aplicación de la Ley de Represión de la Usura, cada modificación supone la celebración de un nuevo contrato y que a partir de ese momento la tarjeta revolving puede ser considerada usuraria si el nuevo tipo de interés es notablemente superior al interés normal del dinero en aquel momento y manifiestamente desproporcionado a las circunstancias concurrentes.

Por tanto, concluye en el supuesto que analiza que ese tipo de interés del 29,95%, comparándolo con las estadísticas del Banco de España de la TEDR de tarjetas de crédito y revolving, que estaba en el 19,98% en la fecha de la modificación del tipo de interés, “supera algo más de nueve puntos porcentuales el interés promedio de tarjetas de crédito en el año 2018 y sería notablemente superior al normal del dinero”, por lo que declara la usura. Y la consecuencia de tal declaración es que el contrato de tarjeta revolving se considera usurario desde agosto de 2018, fecha en que se fija el interés usurario, por lo que el consumidor sólo tendría que devolver a la entidad, a partir de dicha fecha, el capital prestado, sin intereses ni comisiones de ningún tipo.

 

Qué supone a efectos prácticos este criterio novedoso del TS que podríamos denominar “usura sobrevenida en las tarjetas Revolving”

En la práctica, esta Sentencia va a ser muy beneficiosa para numerosos consumidores que, aun cuando no puedan conseguir que se declare la usura de su tarjeta revolving desde el momento en que la contrataron (porque lamentablemente su tipo de interés no supere en esa arbitraria cifra de seis puntos al interés medio de las tarjetas de la época) sí puedan reclamar la usura posterior si la entidad financiera ha modificado el tipo de interés, elevándolo, y el nuevo tipo de interés sí supera ese “test de usura”.

La mayor parte de las entidades financieras introducen en sus contratos de crédito revolving una cláusula, ciertamente abusiva, mediante la que se atribuyen la facultad unilateral de modificar (invariablemente al alza) el tipo de interés. Y como el caso que analiza el Tribunal Supremo, muchos consumidores que comienzan con unos tipos de interés ya de por sí ciertamente elevados en su tarjeta revolving, por ejemplo, un 20%, se percatan años después de que la financiera lo ha ido elevando hasta alcanzar, en muchas ocasiones, cifras cercanas al 30%.

Por tanto, en estos casos, aun cuando no se pueda conseguir la nulidad por usura de la tarjeta de crédito desde el principio, se podría obtener por el interés establecido años después (usura sobrevenida en las tarjetas Revolving) y, desde esa fecha, librarse del pago de los elevadísimos intereses y, probablemente, en función de los cálculos que arrojen los intereses pagados, cancelar la interminable deuda.

Si eres uno de los consumidores afectados por las perjudiciales tarjetas revolving te recomendamos que contactes con nosotras para que estudiemos tu contrato y las posteriores modificaciones para valorar la viabilidad de tu reclamación e informarte de las posibilidades de éxito de una reclamación por usura. Somos abogadas expertas en reclamaciones de tarjetas revolving por usura, no dudes en llamarnos o escribirnos para que te ayudemos en tu reclamación.

Sin comentarios todavía.

Deja un comentario

Your email address will not be published.